Análisis: Prisa; de dónde viene, a dónde va

Nuestro columnista José Cervera describe la historia de Prisa, un grupo de medios de comunicación español, que tiene una fuerte presencia en Latinoamérica y el mercado hispano de EE UU. Es mas, recientemente el equipo directivo de Prisa señaló que el mercado hispano de EE UU y Latinoamérica serán su zona de expansión prioritaria en los próximos años. (leer articulo relacionado aquí)

Los Setenta: nesis del Grupo Prisa

Prisa (Promotora de Informaciones Sociedad Anónima) fue creada en las postrimerías del franquismo (España estuvo gobernada por el dictador Francisco Franco entre 1939 y 1975) con el claro objetivo de fundar un periódico que se convirtiera en un referente de la transición hacia la democracia.

Fundado por un nutrido y heterogéneo grupo de personalidades relevantes de la sociedad y la política del momento, el éxito del diario El País acabó provocando enfrentamientos internos entre diferentes facciones con proyectos políticos enfrentados.

Los jóvenes Polanco y Cebrián…

Fue durante estas confusas batallas económico-políticas cuando Jesús de Polanco, un editor especializado en libros de texto que en 1958 había fundado la editorial Santillana y había sido incluido originalmente como socio industrial, acabó por hacerse con la mayoría de las acciones de la compañía editora, y por tanto con su control. A partir de ese momento se creó un eje estabilizador en la empresa entre el editor, Jesús de Polanco, y el joven director-fundador del diario El País, Juan Luis Cebrián, que iba a marcar el desarrollo del grupo de medios hasta convertirlo en uno de los más importantes del ámbito en español.

A partir de la consolidación del diario El País, como el más influyente, y el más vendido de la prensa española, y de los beneficios generados con ellos, Prisa fue construyendo un verdadero imperio. La compra de la cadena de radio SER, primera en el ámbito nacional español, transformó definitivamente al grupo en una empresa multimedia. Más tarde vendría la televisión de pago, con el lanzamiento de Canal+, y la entrada en la naciente televisión por satélite con Canal Satélite Digital. A lo largo de este proceso Prisa contó con las simpatías de los gobiernos del centro izquierda, ámbito ideológico en el que se mueve El País desde su fundación. A veces más que eso; la adquisición de la cadena de radio Antena 3 y el lanzamiento de Canal+ como cadena de pago en lugar de abierta precisaron de decisiones gubernamentales que han sido denunciadas por sus enemigos. La alianza Polanco-Cebrián funcionó durante este ascenso de Prisa al olimpo multimedia.

triunfan y (crean?) enemigos…

A lo largo del camino, sin embargo, el grupo empresarial se había creado enemigos. Los periodistas desplazados en la compra de Antena 3 Radio jamás perdonaron la desarticulación de su proyecto periodístico y la sumaria integración de sus emisoras en la SER. Postulantes decepcionados a la licencia de televisión ganada por Canal+ hablaban de favoritismo gubernamentalo.

El principal partido de la oposición, el Partido Popular, por razones ideológicas se consideraba enemigo de las ambiciones de Prisa. La alianza de todas estas fuerzas se hizo patente al ganar las elecciones el político conservador Jose María Aznar, que significativamente jamás había concedido una entrevista a medios del grupo durante toda su época de líder opositor. El campo de batalla fue la televisión digital, lo que en aquel momento significaba el satélite. 

Canal Satélite Digital se encontraba en un buen momento. Al ser la primera oferta de televisión de pago del mercado se había hecho facilmente con la crema de la clientela. El coste de la tecnología, sin embargo, gravitaba sobre las cuentas de la compañía, y según todas las estimaciones una televisión satelital en España necesitaba superar los 2 millones de abonados para alcanzar la rentabilidad. Las apenas nacientes televisiones por cable no podían competir. El gigante Telefónica, por su parte, en pleno proceso de privatización, estaba preocupado por la posibilidad de que el desarrollo de la televisión de pago (por cable, satélite o terrestre) crease una plataforma de acceso a los hogares alternativa a sus cables.

El último favor del gobierno socialista saliente fue permitir la fusión de los activos de cable de Telefónica con Canal Satélite Digital en la empresa Cablevisión.

1996: Telefonica entra en escena…

Inmediatamente después de tomar el poder Aznar maniobró para reemplazar al presidente de Telefónica por su amigo personal Juan Villalonga, un financiero audaz que con rapidez desmontó el acuerdo retirando a la empresa de Cablevisión, que quedó en manos de Sogecable (Prisa). Luego Villalonga utilizó la influencia del gobierno, el dinero de Telefónica y los odios de los enemigos de Prisa para crear un polo multimedia decididamente anti-Prisa alrededor de una oferta de televisión por satélite alternativa: Vía Digital. A esta oferta añadió la compra de grupos de prensa (porcentajes en Recoletos y Pearson), de televisión en abierto (Antena 3), de productoras (Endemol) y de radio (Onda Cero), creando un grupo diseñado como la contraparte perfecta de Prisa. El resultado fue que se desató una feroz competencia por elementos estratégicos, como los derechos del cine y del futbol, que subió el precio para ambas partes y terminó por convertirse en un enfrentamiento político.

El Nuevo Milenio: Guerra y paz en la televisión digital

A la larga el grupo mediático de Telefónica no fue capaz, ni aún con el apoyo del gobierno conservador, de transformarse en una verdadera alternativa. Y el negocio de la televisión por satélite se convirtió en una seria carga para ambas empresas, trabadas en mortal combate que les impedía alcanzar la cifra de abonados mínima para la rentabilidad y lastraba mortalmente sus cuentas. A largo plazo la única solución era una fusión Canal Satélite Digital-Vía Digital, que terminó produciéndose en 2002 creando la empresa Digital+. Telefónica se fue deshaciendo de varias de sus participaciones mediáticas (Pearson, Antena 3, Endemol) y regresó a sus raíces en el mundo de las telecomunicaciones. Prisa había sobrevivido al embate del gobierno y continuaba siendo el grupo más importante de una industria bastante disgregada. Tras el cambio de gobierno en 2004 un decreto del ejecutivo socialista permitió permutar la licencia de Canal+ por una licencia de televisión en abierto, que pasó a llamarse Cuatro.

Sogecable, la empresa dedicada a la televisión del grupo Prisa, parecía encaminarse a una rentabilidad sostenida al fin. Y sin embargo iba a convertirse en el escollo que casi acabó con el grupo.

Próximo miércoles: Segunda Entrega – De 2004 a la Actualidad


Trackback from your site.

Editorial Staff

Portada Staff

Mas Noticias de Portada

Los problemas de la NBA para sumar patrocinadores a sus camisetas

Los problemas de la NBA para sumar patrocinadores a sus camisetas

Solo 14 de los 30 equipos de la asociación tienen acuerdos comerciales.

Leer más


¡HOLA! TV refuerza su presencia en el mercado hispano

¡HOLA! TV refuerza su presencia en el mercado hispano

El canal de Atresmedia Internacional y la icónica revista española se une a Sling TV.

Leer más


Chivas presenta nueva camiseta ¡muy mexicana!

Chivas presenta nueva camiseta ¡muy mexicana!

El Club Guadalajara muestra su camiseta alternativa para la temporada 2017-18.

Leer más